Completas



Yo lo rezo justo antes de irme a la cama. Es la última cosa que hago en el día antes de meterme en mi dormitorio.



Esta liturgia consagra a Dios las horas del sueño. También el sueño debe ser alabanza. 

Para eso, tras las completas, mi mente debe guardar el silencio interno, la presencia de Dios, el diálogo con el Espíritu Santo, desechando todo lo que me distrae. 

No debe haber conversaciones con el mundo tras completas. 

Las completas como una consagración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada