Hora Sexta


Yo la rezo a las doce en punto del mediodía, interrumpiendo el trabajo que esté haciendo.


Por primera vez digo: Dios mío, ven en mi auxilio. Ya que en Laudes ha sido otro el versículo con el que comienzo.

Recordamos con agradecimiento y adoración, la hora en que Cristo fue elevado en la Cruz.

La hora sexta te ofrece la oportunidad de ponerte ante Jesús. Con tu espíritu ve ante Él.

Es uno de los cinco momentos sagrados de la liturgia diaria. Cuanto más sagrado hagas este momento, más te santificará.



Esta hora es como un oasis en mitad de la mañana. Como si entráramos delante del Trono de Jesucristo, para ofrecerle un breve saludo.

Otro pensamiento muy adecuado a esta hora, es pensar que salmodiamos delante de la Cruz en el Calvario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada