Oficio de Lecturas



Yo lo rezo una hora después de finalizar la comida. Pone fin al descanso tras el almuerzo.

Reza los salmos antes de aprender. El Padre te va a enseñar como un maestro en esta hora canónica. Lo hace a través de dos lecturas: una divina y otra humana.



Esta parte del oficio (rezado en el momento que he dicho) es como un oasis en mitad de la tarde. Como si entráramos delante del Trono de Jesucristo a escucharle como Sabio en la Ciencia Divina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada